ÑandeJara Guasú – Patrono de Piribebuy

El 3er domingo de enero se recuerda el día de Ñandejara Guasú – Patrono de Piribebuy, antiguamente El Señor de los Milagros de Capilla Guasú.

Ñandejara Guasú - Patrono de PiribebuyEn tiempos remotos la yerba elaborada en los yerbales del norte y las maderas de las regiones de San Estanislao y Caaguazú eran traídas para su comercialización en los pueblos del sur o para, con su producido llevar provisiones de Asunción, por un largo trecho de caminos, picadas y despeñaderos que bajaban por la cordillera de los Altos. El transporte se hacía por carretas y por largas caravanas de mulas.

En cierta ocasión llegaba una caravana a un campamento, junto a un rancho, donde debían descansar y pernoctar. El capataz notó la falta de una mula y mandó a un peón volver para buscarla y traerla junto a las otras. Después de una larga búsqueda siguiendo unos rastros halló la mula en el bosque paciendo tranquilamente sin su carga ni arreos; éstos se hallaban dispersos por allí y al tratar de juntarlos creyó ver de reojo, y sin prestar mayor atención, un bulto recostado contra un árbol, dada la prisa que tenía por volver con la bestia y la carga.

Durante el camino de vuelta no pudo apartar de su mente el objeto visto en la selva y al llegar al campamento contó al capataz y a los compañeros el hecho que tanto le preocupaba. El capataz lo envió a que buscara y trajera el bulto y así lo hizo, trayendo a la grupa de su mula. Era algo envuelto en un cuero de baqueta bien cosido y cerrado. Ante la expectativa de todos se abrió el bulto y con enorme sorpresa y admiración encuentran un crucificado, esculpido en madera, de brazos movedizos, envuelto en algodón y en gruesa capa de lana, y el todo, en el cuero de baqueta.

Ñandejara Guasú - Patrono de Piribebuy

La noticia corrió rápidamente por toda la región preguntándose todos de dónde vendría la imagen y cómo fue a parar allí. Perdido tal vez por otra caravana?. Se atribuyó a los jesuitas, que por allí transitaban la propiedad de la imagen, que habría podido perderse al extraviarse el animal que lo transportaba. Todos querían quedarse con el crucificado, especialmente el que lo halló, y el capataz, y también el dueño del rancho, quien insistió mucho para quedarse con él para rendirle culto. Empero, el capataz de la caravana resuelve llevar el crucificado a Pirajú y lo coloca sobre la misma mula que había traído la imagen desde la selva, y entonces ocurrió lo que consideraron un milagro.

Comienza a andar la caravana de mulas, pero la que llevaba el crucificado se empaca y no hubo forma de hacerla andar. Se coloca la imagen sobre otra mula y ésta tampoco quiere andar a pesar de todos los castigos. Entendieron todos que esto indicaba el deseo de la Providencia de que la imagen quedáse en el lugar. Así se dispuso, pero el capataz, obstinadamente decidió que al día siguiente seguirían viaje y él llevaría el crucificado a Pirajú. Esa misma noche el capataz enfermó repentinamente y con tanta gravedad que murió al atardecer. Una vez más entendieron todos que la Providencia indicaba el deseo de que el Crucificado quedáse en el lugar. Lo dejaron con el ranchero que tan bien los había atendido y que tanto interés mostró en quedarse con él, y allí comenzó el culto a Ñandejara Guasú o Señor de los Milagros. Nunca se supo el nombre del autor de esa escultura.

Ñandejara Guasú – Patrono de Piribebuy

Con el correr del tiempo, mediante las limosnas que iban dejando las caravanas de yerbateros y madereros que pasaban por esta importante vía comercial se construyó un Oratorio al lado del rancho del posadero, y muy pronto, rancho y Oratorio, sirvieron de núcleo a un caserío y población que iba en aumento y tomó el nombre de Capilla Guasú, origen de Piribebuy.

Muchos milagros se atribuyen al crucificado, conocido como el Señor de los Milagros, Santo Patrono de Piribebuy. Hacia 1774 se le construyó una amplia iglesia, cerca del Oratorio, por el Párroco don Gaspar Medina.

Una variante de esta versión. Al pasar la caravana de mulas uno de los peones vio en el bosque una mula suelta, que se hallaba junto a un bulto recostado por un árbol. Se acercaron los peones, tomaron el bulto y al abrirlo, envuelto entre algodón y lana, vieron un crucificado tallado en madera, con los brazos móviles. Ellos atribuyeron la propiedad de la imagen a los jesuitas de San Estanislao y que se habría extraviado de alguna caravana que por allí pasaba.

fuente

Portal Piribebuy

Portal Piribebuy

Portal Piribebuy - Sitio Informativo general de la ciudad, turismo, comercios, historia, noticias, regionales, información útil.
Loading Facebook Comments ...